miércoles, 24 de diciembre de 2014

Jorge Pérez Ávila: Médico hasta sus nanopartículas


Sin abandonar el contacto directo con el enfermo, razón de ser de su vida, asumió el encargo de trabajar en el enfrentamiento a las enfermedades infecciosas. ¿Sus mayores arrestos? La dirección de instituciones como el Sanatorio de Santiago de las Vegas y el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, IPK


Por Flor de Paz. Fotos: de la autora y cortesía del entrevistado.
En la coyuntura devenida tras el cambio de gobierno de Eisenhower a Kennedy, lo conminaron a ser piloto, “porque era lo que hacía falta”, y llegó a volar algunos aviones, aunque cuando estaba en la altura se preguntaba qué hacía allí.
Consta en su diario, donde solo escribe sucesos que le impresionan, que jamás le ha perdido el miedo a esos aparatos. Y tanto, que la noche anterior a un viaje se mantiene despierto y así puede quedarse dormido durante todo el vuelo.
“De ser piloto me salvó Fidel, cuando llamó a la alfabetización. Esa fue mi oportunidad de dejar la aeronáutica. Enseñar pasó a ser lo primero y finalmente, años después, pude ingresar en la Escuela de Medicina”.
Nacido el siete de julio de 1945, Jorge Pérez es el segundo hijo de una pareja feliz. Cree que de su madre heredó el espíritu de solidaridad, la energía vital y la capacidad de “ver las cosas claras”. Del padre recuerda su inteligencia y organización, su actuar coherente entre el decir y el hacer.
“Él murió muy pronto, pero a mi madre la tuve más tiempo. Vivió hasta los 94 años.  El dolor de su pérdida todavía no me deja escribir sobre ella. Era una mujer muy perspicaz y especialmente en una ocasión llegó a asombrarme.
“Yo estaba en Estados Unidos dando clases en la Universidad de Harvard y sentí un dolor precordial que me asustó. Decidí regresar a Cuba enseguida, pero antes la llamé para avisarle de que en unos días estaría de vuelta. Inmediatamente, ella me preguntó:
— ¿Dónde sientes el dolor? A mí tú no me engañas.
“Del aeropuerto fui a verla, como hacía siempre, e insistió nuevamente en el tema. Yo le decía: no 'vieja', no estoy padeciendo malestar alguno. Pero a Fina no se le podía engañar. Cuando salí de su casa llamó a mis amigos, a mi mujer. Al ver al cardiólogo y descubrir que padecía una obstrucción coronaria de la que tenía que operarme fuera de Cuba no supe cómo enfrentar a mi madre. Le dije que necesitaba hacerme una prueba en otro país, pero no me creyó. En realidad, como yo no sabía si iba a poder sobrevivir, antes de irme hice una comida familiar, y la única que estaba llorando era ella”.
La silla difícil
Encabezar el Instituto de Medicina Tropical (IPK) le cayó encima como un mazazo, aunque le honra el desafío que el fallecido Profesor Gustavo Kourí dejó en sus manos hace casi tres años. El noble orgullo desborda la mirada de este hombre audaz y ocurrente, y el tono de su voz se agrava al recordar el día en que su amigo se fue. Solo habían transcurrido dos meses de que le pidiera sucederlo.
En ese momento casi todas las direcciones principales del complejo investigativo-hospitalario, del que ha formado parte durante más de tres décadas, pendieron de su intelecto; le tocó sentarse en la “silla difícil” y, definitivamente, su jornada de trabajo de cada día se extendió hasta la una o las dos de la madrugada.
 Y fue así, sin tiempo para pensarlo, que el doctor Jorge Pérez Ávila se convirtió en otro de los herederos de la tradición de los Kourí, enrumbada por Pedro, el progenitor de Gustavo, quien durante los años de la república inauguró en la Isla el desarrollo de la parasitología. Y luego, continuada por el hijo, conductor de la medicina tropical en Cuba”.

  1. Dirigir el IPK, uno de sus grandes desafíos. En la foto, el Consejo de dirección del Instituto.

En los primeros años de ejercicio médico su interés profesional había seguido otros derroteros. Solía enrolarse entonces en el tratamiento de los casos más graves y en quienes habían sufrido un infarto del miocardio. La muerte de su padre, resultante de un evento cardíaco, atizó su necesidad de salvar vidas.Fue Jorge el cómplice más cercano que tuvo Gustavo desde la etapa en que comenzó a edificarse el nuevo IPK, a principio de la década de los 80, hasta un día del año 2011 en que este le dijo: “quédate en mi lugar”.
La búsqueda de nuevos conocimientos delineó también desde aquella época cierto estilo en su quehacer en el que el trinomio investigaciones-asistencia-comunicación se impondría como una constante. Así llegó a la farmacología clínica[i] y a una maestría de la especialidad en la Universidad McGill, de Montreal, Canadá.
De regreso a Cuba revolucionó en el aula los contenidos de la especialidad en la cual había obtenido avanzados conocimientos. El médico que nunca dejará de ser continuó en la sala de terapia intensiva del Calixto García y, a la vez, a cargo del departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Habana (UH).
Recuerda que era feliz, “hasta que un buen día me dicen que tenía que irme a trabajar al IPK. No podía entenderlo; yo no sabía nada de parasitología, pero el rector de Ciencias Médicas en esos años de la década de los 70 solo argumentó que era preciso que cumpliera esa tarea.
“Al llegar me sorprendió encontrar a Gustavo. Lo conocía como vice-decano docente y vice-rector de la UH, pero en aquellos momentos empezaba a revitalizar el Instituto y había solicitado a la instancia académica una persona que supiera hacer investigaciones clínicas. Me dijo: 'eres joven, puedes aprender de medicina tropical'. Y allí me quedé”.
  
Con el Profesor Gustavo Kourí compartió la amistad y el propósito común de llevar adelante el desarrollo de la Medicina Tropical en Cuba. (Foto: Cortesía del entrevistado).
A la cabecera del paciente
No transcurrió mucho tiempo para que el doctor Jorge Pérez se entregara con tenacidad a la labor en el IPK. Llegó allí en 1978 y tan pronto se dio cuenta de que el diagnóstico del paludismo dependía de los técnicos, se incorporó con aquellos conocedores al aprendizaje de la “lectura” de las láminas de gota gruesa. Porque, “¿y si ellos se equivocaban?, el responsable del paciente era yo”.
En Cuba se había erradicado esta enfermedad desde 1967, pero entre 1974 y 1988 durante las guerras en Angola y Etiopía  cientos de cubanos fueron allá. Otros tantos africanos, vinieron a estudiar aquí. “Había que aplicar el tratamiento requerido de inmediato para que la enfermedad no se propagara en el país”.
Varias campañas en Angola y el desafío de un paludismo resistente a la cloroquina (antimalárico), que estaba afectando gravemente a muchos colaboradores cubanos, le llevó a formular el fármaco IPK1, cuya aplicación consiguió revertir la crítica situación en muy poco tiempo.  Aquel fue el primer protocolo que el doctor Jorge Pérez dirigió en el Instituto.
Mucho más aprendería sobre las enfermedades tropicales en la década de los 80 con quienes venían de África infectados por diferentes patologías. Y luego, en universidades de  Liverpool, Londres, Chicago, Cleveland y Tanale, Gahna —donde estuvo presente por encargo del Profesor Kourí y mediante el Tropical Disease Research (TDR), un programa especial de la OMS para la investigación en ese campo.

Jorge cuando escalaba la Gran Muralla China

Inmerso en este universo científico, le llegó el cargo de vicedirector de atención médica del IPK y, codo a codo con Gustavo, se centró en el proyecto de edificación constructiva y humana del Instituto.
Nunca le ha gustado dirigir, confiesa. Pero reconoce en su sensibilidad y amor por el ser humano la razón por la que ha aceptado hacerlo. “Siempre y cuando no me vea obligado a abandonar la asistencia médica. Décadas atrás, porque era muy joven para dejarla y ahora porque tengo demasiado experiencia”.
A la cabeza de las investigaciones que respaldaron la certificación de los medicamentos antirretrovirales de fabricación nacional contra el VIH, que aplicados desde el 2001 consiguieron detener la mortalidad provocada por esta infección, estuvo el doctor Jorge Pérez, quien asimismo ha dirigido los estudios clínicos de las tres vacunas contra el virus que se han formulado en Cuba. La última, de perfil terapéutico, se halla en fase I de estudio clínico.
La troica de Pérez
De frente al primer paciente diagnosticado con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) en Cuba, el doctor Jorge Pérez se vio ante el dilema humano que significaba comunicarle la infección que padecía. “Fue como dictarle una sentencia de muerte que nadie se atrevía a pronunciar, pero el paciente ya soportaba una enorme incertidumbre y, llegado el momento, era preciso decirle la verdad.
“Para entonces ya me sentía retado por esta epidemia y había leído incansablemente sobre el VIH y la enfermedad que provoca.  Tras aquel primer diagnóstico, comencé a atender extranjeros que vivían con el virus en el país, hasta que un día el doctor Terry (viceministro de Salud Pública) me pidió que asumiera la dirección del Sanatorio de Santiago de las Vegas. Sorprendido, solo puse una condición: que me permitieran continuar con mis funciones en el IPK. Y así fue, durante las mañanas estaba en el Instituto y por las tardes me iba para el Sanatorio.

Con Caristina Cañas Lugo, su enfermera durante 35 años. 
 “Pero nunca imaginé que dirigir un sanatorio resultara tan difícil. Era la época de Gorbachov y la perestroika. Y llegué al Sanatorio haciendo muchos cambios. Los pacientes me decían: 'esta es la perestroika'. Y yo jocosamente les respondía: 'no, esta es la troica de Pérez que soy yo. Y en nada se parece a la perestroika, porque a mí no me gusta Gorbachov'”.
De aquellos 12 años al frente del Sanatorio le quedaron experiencias muy enriquecedoras estrechamente vinculadas al ejercicio de la medicina del cuerpo y del alma. Muchas de ellas han sido narradas por él mismo  en sus dos libros titulados Confesiones a un médico. Pero quizás, entre los saldos más importantes de su entrega en aquellos años se halle el haber sido el precursor del tránsito al régimen ambulatorio de las personas con VIH, iniciado a fines de la última década del siglo XX. También, su incidencia puntual en la humanización de la enfermedad, al ubicar sus complejidades en numerosos espacios del entorno social. El doctor  Jorge Pérez se convirtió así en un héroe para muchos de sus pacientes.

Las distintas ediciones de sus libros Confesiones a un médico han sido vehículo de su ininterrumpida labor comunicadora y de humanización del VIH SIDA.
— ¿No ha sido una carga demasiado pesada lidiar con los disímiles problemas de sus enfermos?
— El médico está preparado para tratar de no afectarse con el sufrimiento de las demás personas. Y digo trata porque a mí hace poco se me murió una paciente que yo quería mucho. Entré en su habitación un poco antes de que falleciera y salí de allí llorando como si fuera un familiar mío. La atendí durante 20 años y en ese tiempo compartimos éxitos, amistad, cariño. Coño, ¡quién no iba a sentir esa muerte!
“En contraposición, experimento gran dicha cuando indico un tratamiento correcto, consigo sacar al enfermo de una complicación o  compruebo que está sin carga viral detectable, con un buen nivel de células de defensa contra el VIH, cumpliendo con los medicamentos”.
–Ahora usted toma parte activa en la preparación de nuestros médicos para combatir el ébola en África occidental. ¿Cómo evalúa esta nueva y riesgosa labor?
    Como un compromiso que pone a prueba nuestra capacidad para el sacrificio y nuestra voluntad humanista.

En Ginebra, a pocas horas de dado de alta Félix Báez, su primer paciente con ébola. A la derecha, el doctor Gerome Pugin, jefe del equipo que atendió al médico cubano. (Foto: Cortesía del entrevistado).

—¿Cuál es su definición de la honestidad?
—Es el reverso del egoísmo, el individualismo, la autosuficiencia.
    A estas alturas ¿qué le sorprende?
—  Que a veces exista tanto orgullo y desprecio en el ser humano.
¿Dónde y cuándo es feliz?
— Cuando me siento reconocido y percibo que las cosas me salen bien, con mi familia y con mi yo interno.
¿La muerte?
— Algo cotidiano que los médicos tratamos de evitar y de alejar; pero que como el nacimiento, rodea a la vida. Uno se regocija cuando logra que la persona tome precauciones tan simples para alejarla como dejar de fumar, beber y tener relaciones sexuales sin condón.
¿Y la vida?
    Algo grandioso. Un tumulto de pasiones, así lo expreso en uno de mis poemas.
                                           



[i] El especialista dedicado a la farmacología clínica es un corrector de la terapéutica de acuerdo al movimiento de los medicamentos en cada una de las enfermedades y pacientes.

VIH: evitar la enfermedad, la trasmisión y la muerte


El ensayo clínico de un candidato vacunal terapéutico contra el virus, que se desarrolla en estos momentos, está dirigido a eliminar el reservorio viral que queda en los pacientes luego de ser tratados con los anterretrovirales.

Por Flor de Paz
Como continuidad de mis encuentros con el director del IPK visité también su consulta semanal abierta a los pacientes de SIDA. Allí constaté en la práctica cuanto me había revelado en su entrevista.
 ¿Todos esperan por el doctor Jorge Pérez?, pregunta la enfermera en el salón donde aguarda aún una veintena de personas tras varias horas de consulta. De inmediato la respuesta afirmativa se escucha incluso dentro del cubículo del médico, donde este, con una voluminosa historia clínica en sus manos, inquiere a la paciente que tiene ante sí.
¿Cómo te sientes?
— Bien doctor.
Tu carga viral es indetectable.
Ante tal anuncio, la mujer mira a su esposo, que es seronegativo, y sonríe. Son una pareja discordante. Él corresponde ante la visible muestra de satisfacción; al mismo tiempo, solicita al facultativo una orden de análisis para corroborar su estado, porque “aunque ellos toman todas las precauciones hay que estar atentos”.
El médico asiente sin dejar de escribir con su mano izquierda sobre el abultado file que abriga una historia de 20 años. Se produce un in pace en el que ella me dice con los ojos humedecidos: “el doctor Jorge Pérez es para mí un padre”. (Él ya me había presentado como una periodista que ha escrito sobre el VIH durante mucho tiempo).
Uno tras otro se suceden los casos y sus historias. Para cada uno, el tiempo necesario. Cuando es preciso, el examen físico. “Porque, fíjate, al paciente hay que tocarlo; el médico que no mete la mano, mete la pata”.
Pocos vienen por primera vez. Una buena parte de ellos se beneficia con los medicamentos antirretrovirales y mantienen al VIH bajo control. El especialista conoce las combinaciones de fármacos que ha indicado a sus enfermos: en un registro digital constan esos  detalles.
Son más de las nueve de la noche y, finalmente, sale el último de los consultados que estuvo dispuesto a esperar ese día. He aguardado sin impacientarme. Un instante después, rumbo a la dirección, abordamos los desiertos pasillos del IPK. Sin aparente agobio, tras la extensa jornada, todavía es capaz de responder a mis inquietudes.
De cierto modo, el boom del SIDA ha pasado. ¿Usted cree que ese fenómeno haya contribuido a bajar la percepción del riesgo?
— Así es. Lo demuestra, por ejemplo, que en Cuba hay personas mayores que no se protegen. Piensan que si se infectan con el VIH a esa edad pueden vivir al menos 20 años más, pero no es así. La enfermedad en esta etapa de la vida provoca mucho sufrimiento; el sistema inmune del individuo empieza a bajar y la enfermedad no tiene la misma evolución que en pacientes jóvenes. Esa conducta, presente en los últimos años, es capaz de aumentar la incidencia del VIH, cuando lo lógico sería que bajara y que nos encamináramos a alcanzar la meta de la Organización Mundial de la Salud y de ONUSIDA: cero nuevas infecciones, cero muertes por SIDA.
¿Cómo considera entonces que va a evolucionar la epidemia en los próximos años?
— Hay países como Canadá que han logrado disminuir en un 90% los nuevos casos de SIDA, las muertes por SIDA y los casos SIDA (las enfermedades oportunistas). Ha sido posible al proporcionarle la terapéutica antirretroviral a la mayoría de los infectados. La aplicación de esta estrategia resulta costosa en un inicio, pero a la larga ahorra recursos que irremediablemente hay que utilizar en el tratamiento de las complicaciones inherentes al padecimiento.
“En Cuba todavía no hemos empezado a tratar con antirretrovirales a todas las personas que tienen menos de 500 células de defensa contra el virus, una estrategia necesaria para disminuir la trasmisión y llegar a lograr un mundo libre de SIDA. “Hasta el momento, los aplicamos a quienes tienen menos de 350, porque por debajo de esa cifra casi todas las enfermedades oportunistas pueden aparecer y alguna de ellas causar la muerte.
“Se sabe que cuando la carga viral es muy baja (hay pocos virus circulantes) la probabilidad de infectar a otros tiende a cero, pero no es cero absoluto. Eso se ha visto en las mujeres embarazadas que no pasan el virus a sus hijos porque toman quimioprofilaxis antiretroviral. Estos inhiben la carga de VIH y la replicación. Si no fuera así, una gran porción de ellas contagiaría a sus descendientes, aunque no siempre”.
Como usted ha dicho, un tercer candidato vacunal contra el virus se ensaya en humanos en el país. Este, como su antecesor, es terapéutico (no preventivo). ¿En dicho enfoque pueden depositarse más esperanzas de alcanzar una formulación efectiva?
— El éxito radica en que la vacuna consiga que el organismo reconozca al virus como un agente extraño. Todavía estamos en la fase I de estudios clínicos, momento en que se evalúa su reactogenicidad y toxicidad. Todavía se están acopiando datos y observando qué sucede.
“La vacuna terapéutica está dirigida a eliminar el reservorio viral que queda en los pacientes. La estamos aplicando a personas que tienen VIH, pero que todavía no han desarrollado SIDA. De lo contrario, sería muy difícil obtener los datos que estamos buscando.
“Una persona con VIH puede responder ante la infección de diversas maneras. En la más acelerada, el individuo contrae el virus, se enferma y fallece. Pero hay quien se infecta y sufre la enfermedad, pero vive muchos años. A estos pacientes les llamamos sobrevivientes de larga duración. Ocurre así porque tienen alguna predisposición genética o su cuerpo posee algún mecanismo mediante el cual el virus busca una salida. Este es el fenómeno que estudiamos, porque a nosotros nos interesa que el virus no mate y no infecte.
“TERAVAC, como se ha denominado este nuevo preparado, es un compuesto recombinante capaz de interactuar con el virus. Buscamos con ella una respuesta de inmunología celular, no humoral. Frente al VIH los anticuerpos no son neutralizantes. Al aplicar el nuevo tratamiento se suspende la terapéutica antirretroviral para ver si se provoca una reacción destructiva contra el virus.
“Los inmunógenos preventivos en SIDA son muy difíciles. Hay muchas particularidades del virus que todavía se desconocen como la manera en que entra y sale del organismo, la rapidez con que se multiplica y se diversifica (entre 100 y mil millones de billones de virus se replican en un día).
¿Qué situación tiene en estos momentos la epidemia en Cuba?
—En los dos últimos años logramos una especie de meseta en el número de nuevas infecciones, sin embargo, el año pasado volvió a subir un poquito. En el presente estamos casi pegados a la cifra del 2013; por eso nos hemos planteado tratar con los antirretrovirales a una mayor cantidad de personas.
Entre nuestro diálogo ha avanzado la noche. Al despedirnos, me agradece por la jornada compartida y aprecio, una vez más, la sencillez de este hombre que ha dedicado lo mejor de su vida a preservar la existencia de los demás.
  

domingo, 14 de diciembre de 2014

"Félix se rehabilita"


Dijo el doctor Jorge Pérez Ávila tras explicar algunos detalles acerca de la etapa post-infección con el virus del ébola

Foto: Ismael Francisco
Por Flor de Paz. Fotos: de la autora y cortesía del entrevistado.
Con la llegada de Félix Báez a La Habana, acompañado por el doctor Jorge Pérez Ávila, director del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK),  quedaron atrás los días de incertidumbre en torno a la sobrevivencia del médico cubano.
La estrategia terapéutica seguida por el equipo médico que encabezó el doctor Gerone Pugin, jefe de la unidad de terapia intensiva del Hospital Universitario de Ginebra, condujo a un final exitoso. Aunque, según cuenta el director del IPK, Pugin le decía: 'Jorge este es nuestro primer paciente con ébola, todos carecemos de una experiencia anterior, vamos a ver cómo evoluciona', y que así fueron evaluando cada uno de los pasos que decidieron dar.

 Unidad de cuidados intensivos del Hospital Universitario de Ginebra donde Félix Báez estuvo internado cerca de 20 días bajo el auspicio de la Organización Mundial de la Salud.
“Tuve la dicha de haber sido el médico designado para acompañar a Félix durante este proceso asistencial y en su regreso a Cuba. Iba a la unidad de terapia tres veces al día, donde existían los mecanismos de contención debidos para que pudiera verlo y hablar con él sin correr riesgos. Cuando me vio por primera vez, me reconoció, y su rostro reflejó felicidad. Conversábamos por teléfono 15 o 20 minutos en distintos momentos de cada jornada. Tenía un móvil mediante el cual nos comunicábamos y también llamaba a su mujer”.
Gerone, Félix y Jorge, en la unidad intensiva del hospital, cuando el paciente ya estaba curado.
 El doctor Gerone y Félix. Este último muestra un pulóver que le regalaron, con sus firmas, las personas que lo atendieron. 
 “Ahora él es una experiencia viviente de que los infectados con ébola pueden salvarse,  si se les trata de manera adecuada. Félix es una persona que tiene mucho valor y un gran compromiso con los compañeros que dejó en Sierra Leona y quiere volver. Incluso, está en mejores condiciones que los demás frente al riesgo que corre el personal médico, pero igual tiene que protegerse. Por otra parte, se ha vuelto un sujeto interesante desde el punto de vista científico al convertirse —potencialmente— en una fuente terapéutica para otras personas.
Jorge y Félix de paseo por la ciudad de Ginebra el día antes de regresar a La Habana. 
“En estos momentos lo estamos rehabilitando, porque estuvo grave, con un serio peligro para su vida. Necesita estar fuerte, restituido, antes de volver a su labor en Sierra Leona.  Hay que tener en cuenta que este tipo de virus produce inflamación de los músculos, fiebre. Félix tenía dificultad para ponerse de pie, se cansaba mucho, hasta tenía que afeitarse sentado. Entonces hay fortalecer y entrenar esos músculos de nuevo. Luego estará en buenas condiciones para regresar a África.

  Jorge Pérez: “El virus del ébola ha retado al continente africano y a los sistemas de salud de los países desarrollados, evidenciando así las grandes inequidades existentes en el mundo”. 
Según explica el experto cubano, existen cinco tipos de cepas diferentes de ébola. “Tres afectan a los humanos y pueden causar mortalidad. Quien sobrevive al contagio queda inmunizado frente a la que lo infectó. Por tanto, la persona curada no es capaz de contagiarse  frente a esa variedad del virus.
“Pero aún se desconoce si la inmunidad puede ser cruzada, porque hay muy pocos sobrevivientes; no se sabe si el individuo que sobrevive es inmune también a otras cepas de ébola.  Habrá que esperar a que concluyan investigaciones que se hallan en curso para saber si la inmunidad es total o parcial. Hasta ahora, puede asegurarse que el paciente levanta anticuerpos específicos contra la cepa que lo infectó y a ella es inmune. (Publicado en www.juventudtecnica.cu/contenido/felix-se-rehabilita

jueves, 27 de noviembre de 2014

Hallan molde endocraneal en una momia egipcia


El descubrimiento constituye valiosa información histórica acerca de las estructuras vasculares del cerebro


 El área coloreada en marrón oscuro señala las impresiones de la arteria meníngea media encontrada en el individuo W19, imagen que la autora de este post implantó en una reconstrucción en 3D
Por Gizéh Rangel de Lázaro*
Un equipo conformado por investigadores españoles y alemanes procedentes del Museo Egipcio de Barcelona y de la Universidad Eberhard Karls, en Tübingen, Alemania, informó en la revista Cortex[i] acerca un descubrimiento singular: el hallazgo de rastros de arterias encargadas de irrigar la duramadre. En su más reciente volumen, disponible online, la publicación resalta el artículo "La momificación de los vasos cerebrales en un individuo del antiguo Egipto", un trabajo que revela la presencia de rastros de la arteria meníngea media, con sus dos ramas (anterior y posterior), en el hueso temporal de una momia. La cabeza momificada pertenece a un hombre adulto, identificado como W19 y el ejemplar fue encontrado en la Necrópolis de Sharuna del Egipto Medio, en un sitio cuya cronología va desde los inicios de la VI dinastía del Imperio Antiguo (alrededor del año 2325 antes de Cristo) hasta las primeras etapas del periodo copto (siglos IV a IX d.C).
El hallazgo resulta extraordinario porque a nivel mundial existen muy pocos especímenes como este. Dos de ellos son la momia de Corea de la dinastía Joseon (1392-1910 d.C) del sitio Yongin y la señora de Mawangdui de la dinastía Han (205 a.C - 220 d.C) con un alto grado de conservación de la duramadre, el tejido del cerebelo, el tálamo y el sistema ventricular.
Durante el proceso de momificación de W19 se retiró el cerebro y el interior del cráneo se limpió y se llenó con sustancias conservantes como betún mezclado con lino (también hallado dentro del cráneo).
En contraste con otras 62 momias que han sido encontradas en el sitio, en W19 los materiales utilizados para el embalsamamiento actuaron como un endomolde natural del cerebro y permitieron la preservación de las huellas de las estructuras vasculares en el cráneo momificado.

Imagen del artículo original publicado en la revista Cortex: "La momificación de los vasos cerebrales en un individuo del antiguo Egipto" (http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0010945214002950
Varios factores contribuyeron a esta extraordinaria conservación. La hipótesis de los investigadores apunta a que algo sucedió en el momento de la inserción del betún en la bóveda craneal y después de la momificación las singulares condiciones ambientales como la temperatura o la acidez de los sedimentos ayudaron a la conservación del espacio interior del cráneo.
Estructuras vasculares del cerebro
El tejido neural que forma el sistema nervioso central (SNC) está rodeado y protegido por complejas estructuras de tejido conectivo vascular conocidas como las tres capas meníngeas. Estas son la duramadre (o paquimeninge) y la aracnoides y la piamadre también conocidos como leptomeninges. La duramadre es la estructura externa y se compone de tres capas: el periostio, la meníngea, y las células fronterizas o border cells. Su suministro de sangre arterial se produce a través de los vasos de la carótida externa e interna y las arterias vertebrales. La arteria más grande e importante de la duramadre es la arteria meníngea media. En la mayoría de los casos surge de la rama de la arteria maxilar de la arteria carótida externa y entra en el cráneo a través del agujero espinoso (o en casos poco comunes mediante la fisura petroesfenoidea). A continuación, se divide en ramas anterior y posterior para drenar la duramadre y la bóveda craneal contigua. Existe gran variedad de opiniones respecto a la real funcionalidad de la arteria meníngea media. Sin embargo, los especialistas concuerdan en dos posibles roles: la oxigenación y la termorregulación cerebral. La oxigenación se asocia con las capas de la duramadre más que con volúmenes cerebrales corticales. Las funciones de oxigenación de la arteria meníngea media son cuestionables, teniendo en cuenta que, a pesar de sus dimensiones, no tiene claro contacto con la masa cortical subyacente, y mayormente soporta solo las tres capas meníngeas. Por otra parte, su función de termorregulación de los vasos meníngeos medios es prácticamente hipotética. El hecho de que toda la red meníngea puede ser eliminada durante los tratamientos neuroquirúrgicos[ii], sin insuficiencia fisiológicas conocidas, evidencia la difícil comprensión de su papel dentro del sistema vascular. Actualmente varios equipos de investigación desarrollan estudios para entender el funcionamiento del cerebro y sus redes venosas desde el punto de vista evolutivo y ontogénico.
*Master en Evolución Humana y Arqueología del Cuaternario. 



[i]   Cortex es una publicación internacional especializada en estudios cognitivos y su relación entre el sistema nervioso y los procesos mentales.

Nomenclatura aborigen. Abierto...por inventario


La aplicación de un sistema consensuado para la periodización de las sociedades precolombinas de la Isla está lejos de materializarse. Numerosas condicionantes recurrentes en las prácticas arqueológicas y estudios históricos afectan el avance en este sentido y los procesos sociales de enseñanza y aprendizaje

Por Flor de Paz. Ilustraciones: J. Martínez


No ha bastado el transcurso de un siglo para nombrar con precisión a los primeros pobladores de Cuba. Ciboney, guanahatabey y taíno, apelativos salidos de supuestos etnónimos asentados en las crónicas generales de las Indias, encabezan el inventario de denominaciones registradas a partir del estudio de las sociedades humanas primigenias de la Isla.
“Han surgido tantas nomenclaturas como generaciones de arqueólogos”, asegura Gerardo Izquierdo, subdirector científico del Instituto Cubano de Antropología (ICAN). “Algunas han echado raíces, pero no se ajustan a la realidad de las comunidades que representan. Por ejemplo, el grupo que se clasifica como cazador-recolector desarrollaba otras prácticas que no pueden encorsetarse en dichas calificaciones”.
La complejidad de un asunto cuya repercusión abarca el análisis de todas las poblaciones que habitaron Cuba, entre tres mil y cuatro mil años antes del presente, es estimada en toda su magnitud en el ámbito de la producción de conocimientos histo-arqueológicos.
Pero la determinación para el uso homogéneo de uno u otro de los más de diez esquemas de periodización existentes parece improbable por el momento, a partir de desacuerdos raigales que están latentes en la comunidad científica dedicada a este tipo de investigaciones.
Una propuesta presentada por el ICAN hace alrededor de seis años hizo que la vieja discusión reverdeciera. La publicación de un trabajo sobre el tema en el diario Juventud Rebelde incitó a que la Fundación Fernando Ortiz convocara a los investigadores implicados a ofrecer sus puntos de vista en un seminario aportador de diversidad de posiciones. La controversia no fue clausurada.
Pero, ¿cuál es la génesis de las discrepancias y qué impacto tiene la cuestión en el mundo académico y de la enseñanza?
La carencia de una escuela propia
El desenvolvimiento de la arqueología en Cuba ha estado condicionado por la influencia de diferentes factores que no han permitido siempre la obtención del mayor potencial de datos a partir de las excavaciones en los sitios, del estudio de los materiales extraídos y del análisis más expedito.
“Durante la primera mitad del siglo XX, por ejemplo, las tradiciones europeas y estadounidenses predominaron en la formación de los investigadores. Tal es el caso de dos personalidades paradigmáticas de la antropología nacional: Fernando Ortiz (1881-1969) y Luis Montané (1849-1936), fundador este último del museo del mismo nombre en la Universidad de La Habana, donde se halla la génesis de toda la investigación que estamos realizando ahora”, anota el doctor en Ciencias Históricas Ulises M. González, a cargo del departamento de arqueología del ICAN.
“Posteriormente, las relaciones con instituciones científicas docentes de Estados Unidos tuvieron un influjo determinante, hasta el punto de que hoy no es posible discutir sin tomar en consideración los basamentos de una arqueología culturalista, ajustada a clasificaciones que no trascienden el ordenamiento del panorama ni se adentran en explicaciones de tipo social, porque su fin fue catalogar en función de museos y colecciones particulares”.
En contacto con la evidencia arqueológica. Ulises González forma parte del equipo que realiza excavaciones en el sitio matancero Canímar Abajo, encabezado por Roberto Rodríguez, del Museo Montané. (Foto: Catherine Álvarez).
Más adelante, en la década de los años 70' explica González, estuvimos ausentes de las discusiones con los grupos regionales que se dedicaron a la Arqueología Social Latinoamericana, centrada en una interpretación divergente de la teoría marxista en torno a las formaciones económico-sociales.
“Así, en nuestra comprensión del registro arqueológico para la reconstrucción histórica de la etapa precolombina han primado los enfoques positivistas y unilineales. Sin embargo, los esquemas de periodización no son ingenuos; cada etiqueta que se le ponga a una sociedad viene dada por una amalgama de conocimientos, influencias, teorías políticas y sociales, y del dato científico con que se cuente.
“Esa es una razón sustantiva para que lleguemos a un consenso en este asunto y tengamos un esquema de periodización del que todos seamos partícipes. Pienso que no hay conciencia de lo que eso significa, porque un elemento medular del problema radica en que el país carece de una escuela de arqueología. La mayoría de los que practicamos el oficio hemos tenido una formación profesional en historia, biología, pero casi ninguno es arqueólogo de base. Solo a través de postgrados hemos podido adiestrarnos en esa ciencia”, enfatiza.
Centrado en la investigación de la etapa precolombina desde hace años, y en su condición de coautor, junto con Gerardo Izquierdo y Enrique Alonso, de la propuesta de nomenclatura presentada por el ICAN en el 2007, González identifica como otro de los elementos condicionantes del desempeño arqueológico en el país el hecho de que, con frecuencia, no sea contrastado el registro arqueológico con el histórico.
Por su parte, Roger Arrascaeta, director del Gabinete de Arqueología de la Oficina del Historiador de La Habana, pondera la importancia de las técnicas de excavación en el empeño de sacar verdadero provecho de la información que proporcionan los yacimientos.
“Conscientes de que los sitios pueden llevar años de trabajo, es muy importante realizar la excavación a partir de un estudio detallado de la estratigrafía natural del lugar y no por niveles establecidos de forma artificial”.
Este arqueólogo, que pasa la mayor parte del año en el trabajo de campo, unas veces en los subsuelos de La Habana Vieja y otras en sitios aborígenes, reconoce que identificar los perfiles de las tumbas en los yacimientos funerarios anteriores a la llegada de Colón muchas veces resulta complicado.
Sin embargo —subraya—, es fundamental para entender la sucesión de los enterramientos, tanto a nivel de cronología relativa (los estratos que están por debajo son más antiguos que aquellos que están por encima), como de cronología absoluta (fechado a través de distintas técnicas). “Otro asunto es que se dividan las unidades estratigráficas en capas más finas para resolver problemas de cronología relativa como estrategia vinculada al refinamiento del método”.
A la perspectiva de Arrascaeta, González añade uno de los problemas más candentes de la arqueología cubana: el de la cronología absoluta “Primero, porque tenemos muy pocos fechados radiocarbónicos, que son los que dan la idea de la existencia de estas sociedades en el tiempo. Luego, la mayoría de ellos están realizados sobre maderas carbonizadas de los sitios arqueológicos, un procedimiento que no es totalmente confiable. Afortunadamente, en algunos yacimientos del país han podido hacerse fechados en huesos humanos”.
¿Agricultores o tribales?
Pasados 20 años de la presentación de Estructura para las comunidades aborígenes de Cuba, de José M. Guarch, surgió la última de las propuestas de nomenclatura y periodización existentes para los primeros habitantes del archipiélago: la definida en el ICAN y enfocada a la realización del texto Las comunidades aborígenes en la historia de Cuba (Premio Academia 2012), un compendio de resultados de 15 años de trabajo. ¿Sus objetivos?: “Salvar una carencia extrema de actualización en el pensamiento arqueológico en el país y superar las limitaciones presentes en las formulaciones anteriores”, precisa Gerardo Izquierdo.
“A diferencia de Guarch, que se basó en una formación económico-social (FES), propusimos dos, fundamentadas en los modos en que los aborígenes desarrollaban sus actividades económicas. La pretribal, que representa a los apropiadores del producto que la naturaleza ofrece y practicantes de una agricultura incipiente, y la tribal, encarnada por quienes llevaban a cabo la producción con el fin de incrementar y facilitar la apropiación mediante herramientas más sofisticadas.
“Ello significó establecer una ruptura con el esquema proveniente de la escuela rusa, apoyado en la concepción de una sola FES correspondiente con la comunidad primitiva”. “Y no es que tengamos toda la razón; este proyecto puede ser objeto de nuevos análisis, asegura Ulises González. Pero, es posible constatar en el registro arqueológico que la interacción que uno y otro grupo establecen con los medios fundamentales de producción es muy diferente. El vínculo que los tribales ejercen con la tierra intensifica la actividad económica sobre la base de una ocupación efectiva del territorio, mientras que los pretribales aún tienen un gran espacio para explotar sin presiones demográficas de otras comunidades”.
Entonces, ¿cuál es la esencia de los desacuerdos de cara a esta propuesta?
— Que es muy arriesgado establecer la existencia de dos FES en la historia antigua de Cuba, si tenemos en consideración que todavía el dato arqueológico es muy endeble para que puedan vislumbrarse las relaciones de propiedad efectiva entre el hombre y el territorio que explota. Hay quienes no compartenla distribución de fases (estadío temprano, medio y tardío) para los apropiadores pretribales. También ha sido muy criticado que, aun habiendo acudido al basamento teórico de la Arqueología Social Latinoamericana, no utilizamos coherentemente su análisis tricategorial.
Una mirada a las opiniones publicadas en la revista Catauro en el año 2009, a raíz de la celebración del mencionado seminario convocado por la Fundación Fernando Ortiz, subraya la multiplicidad de aristas que tiene el asunto.
Para Daniel Torres Etayo, del Centro Nacional de Conservación, Restauración y Museología, es “innecesario utilizar el concepto de etapa si ya estamos empleando el de formación económico-social, y menos después de haber entendido, al fin, que la llamada comunidad primitiva no puede ser concebida como una sola FES, como un único modo de producción; esto es ya un paso de avance para nuestra arqueología”.
El investigador del ICAN Pedro Pablo Godo acentúa que la propuesta de sus colegas “enfatiza en el factor económico, en tanto la cultura se reduce a tres estadíos en los apropiadores y en un bloque para los productores sin alguna distinción, ni propuesta teórica de continuidad para el tratamiento del problema”.
Además, añade que aún resta meditar sobre el destierro definitivo de los guanahatabeyes, siboneyes y tainos; nominativos que el pueblo ha tejido en su imaginario.
En ese sentido, Joao Gabriel Martínez, del Museo Montané, refiere que aunque coincide con aspectos de la propuesta realizada por los autores, no cree que el problema radique en realizar un cambio nomenclatural a partir de las FES: “sería más eficiente la redefinición del marco cognoscitivo de estas sociedades manteniendo las clasificaciones ya conocidas, específicamente las de Ciboneyes y Taínos, lo que no afecta en absoluto los elementos que caracterizan a estos grupos desde el punto de vista propuesto”.
Las perspectivas del debate suscitado en aquella ocasión son inabarcables en este trabajo. De hecho, a la luz de nuevos conocimientos y largas reflexiones, Ulises González asegura que si se viera ante la disyuntiva de hacer otra periodización cambiaría parte de la que realizó de conjunto con sus colegas en el año 2007.
Asimismo, la diversidad de bases teóricas y denominaciones sobre las que se desarrollan los trabajos científicos es constatable en el quehacer de los investigadores inmersos en este campo de estudio en Cuba. Cada cual utiliza los calificativos que estima.
Por ejemplo, el Censo Arqueológico Aborigen, presentado por el ICAN hace alrededor de un año, fue concebido bajo las denominaciones preagroalfarero, protoagricultores y agricultores.

La enseñanza y el aprendizaje en el proceso científico
Miriam Egea, del departamento de Historia del MINED, asegura que en lo adelante estrechará las relaciones con el ICAN de cara a la actualización de los planes de estudio y libros de texto de la asignatura en los niveles de enseñanza básica. (Foto Flor de Paz).

Otro acápite del tema es el relacionado con el vacío existente en nuestra sociedad entre el conocimiento científico alcanzado, sus procesos evolutivos y la percepción pública de un tema que interesa la raíz primaria de nuestra identidad.
Las escasas horas de clases que sobre la historia antigua reciben los estudiantes de la enseñanza básica brindan una visión de las sociedades aborígenes “superada con creces hace más de 30 años”, asegura Ulises González. Además, son utilizadas las denominaciones recolectores-cazadores- pescadores y agricultores-ceramistas, en disonancia con el lenguaje más recurrente en los medios de comunicación, donde con mayor frecuencia son usados los términos siboney y taíno y cazadores-recolectores y productores.
“En los libros de texto la historia está simplificada en dos grupos fundamentalmente: los que no tenían cerámica y no cultivaban y los que tenían cerámica y cultivaban. Y no es así, los matices son muy grandes. Había una gran diversidad cultural y eso está mal tratado".
Interrogada acerca de la conducta a seguir por el Ministerio de Educación para solventar tales incoherencias, Miriam Egea, jefa del Departamento de Marxismo-Leninismo e Historia, y máster en Didáctica de las Humanidades, aseguró que durante el curso recién concluido se dieron los primeros pasos para un proceso de perfeccionamiento en todo el sistema.
“Sin prisa, pero sin pausa” —insistió—, irán atemperándose los contenidos de cara a una futura actualización de los planes y programas de estudio y de los libros de texto, “escritos hace más de 20 años”.
“No es una carrera de tiempo. La Academia de la Historia de Cuba, presidida por el doctor Eduardo Torres Cueva, está realizando un estudio minucioso de los programas de la enseñanza básica, luego de haberlo hecho con los del nivel medio superior. Al mismo tiempo, nosotros, como comisión de asignatura, hemos dado la oportunidad de que maestros de escuelas de todo el país opinen acerca de los programas que existen hoy. También estamos trabajando con especialistas del Instituto de Historia de Cuba. El contacto con el ICAN se ha centrado en las intercambios con José Jiménez Santander y el proyecto investigativo que encabeza: Censo Arqueológico Aborigen de la República de Cuba”.
Gerardo Izquierdo, en su condición de subdirector del ICAN, asegura haber hecho múltiples gestiones con el Ministerio de Educación para dar a conocer resultados científicos de gran provecho en la actualización de los contenidos curriculares, pero “la recepción de nuestro ofrecimiento ha sido muy pobre. Pienso que se deba a que la desactualización de los conocimientos en este campo de la historia afecta a muchos decisores y por eso nos excluyen”.
La falta de un entendimiento entre los entes científicos del país y con los de la región antillana, así como la insuficiente comprensión del tema aborigen en la esfera educativa y pública en general, ha conducido a una pluralidad nominativa y conceptual que trasciende a la sociedad. Prevalece así una confusión que deja abierto… por inventario el tema aborigen en la historia de Cuba.
Nomenclaturas existentes encabezadas por la propuesta por el ICAN
Apropiadores tempranos.
Comenzaron a ser identificados por los investigadores a mediados del pasado siglo. Fueron denominados: Paleolíticos, Complejo Seboruco-Mordán, Protoarcaicos, Paleoarcaicos, Paleoindios, Comunidades Preagroalfareras con Tradiciones Paleolíticas y Cazadores de la Variante Cultural Seboruco.
Apropiadores medios.
Nombrados desde principios del siglo XVI como Guanahatabeyes, Siboneyes, Ciboneyes, Auanabeyes, Complejo 1 y Complejo II, Cavernícolas, Preagroalfareros, Aspectos Guayabo Blanco y Cayo Redondo de la Fase Ciboney, Variantes Culturales Guanahacabibes y Guacanayabo de la Fase Pescadores-Recolectores, Arcaicos, Mesolíticos,
Mesoindios y Comunidades con Tradiciones Mesolíticas.
Apropiadores tardíos
También identificados por los investigadores en la segunda mitad del siglo XX como Grupo Cultural Mayarí, Formativo, Protoagrícola y Fase Protoagricultores, integrada esta por las Variantes Culturales Canímar y Mayarí.
Productores
Participantes del encuentro entre dos mundos iniciado en 1492 y continuado con la colonización hispana del Archipiélago a partir de 1510. Fueron denominados primero como Indios de la Misma Isla, y después Taínos, Complejo III, Taínos y Subtaínos, Agroalfareros, Fase Agricultores  de la Etapa de la Economía Productora, integrada por las Variantes Culturales Damajayabo, Baní, Jagua, Cunagua, Bayamo y Maisí.
Artículo publicado en la revista Juventud Técnica, septiembre-octubre de 2014)



viernes, 21 de noviembre de 2014

Biomarcadores y medicina de precisión revolucionan la Oncología

Pilar Garrido: “Mi mensaje para los jóvenes es que no fumen y sin fuman ¡que lo dejen ya!

Por Flor de Paz. Foto: Reno Massola.

Un nuevo de concepto de medicina personalizada y de precisión en oncología, basado en las características moleculares y específicas que tiene el tumor de cada persona, singularizó la jornada científica inaugural del congreso de la especialidad que se está celebrando en La Habana.
La doctora Pilar Garrrido López, presidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica, quien tuvo a cargo una conferencia magistral sobre el tema, ofreció una detallada panorámica de la experiencia de su país en la “traducción” práctica de la nueva perspectiva terapéutica y en el desarrollo de una plataforma de diagnósticos moleculares y biomarcadores,  requerida para la aplicación de medicamentos específicos, según la tipificación de la lesión tumoral en el paciente.
En rueda de prensa realizada luego de su intervención en el plenario, la especialista explicó cómo en la actualidad referirse al cáncer de pulmón, por ejemplo, implica la consideración de una serie de características distintas en estos tumores. Y tal conocimiento ha conllevado a la necesidad de seleccionar tratamientos diferentes para cada una de las personas afectadas, según las características moleculares de cada lesión.
Al referirse a la fase en que se halla Cuba en la introducción de este nuevo concepto en el enfrentamiento del cáncer, el doctor Jorge Luis Soriano, presidente del Comité Científico del evento, dijo que el país está en fase de preparación de la plataforma de biomarcadores. “Realizamos en estos momentos los estudios de factibilidad desde el punto de vista del costo efectivo que requiere la incorporación de los nuevos equipamientos para la biología molecular.
“Quizás nos montemos sobre la práctica que hemos tenido en la primera mitad de este año con la introducción de tecnología moderna en la realización de inmunohistoquímica en anatomía patológica, lo cual ha incorporado en este campo rapidez, seguridad y controles de calidad externos. Porque si es importante tener el diagnóstico, más importante es que este sea seguro, como garantía de que vamos a indicar al paciente la sustancia terapéutica que necesita”.
En ese sentido el doctor Soriano subrayó que a la desventaja de no contar todavía con la plataforma de biomarcadores se superpone la posibilidad de hacer las cosas bien desde un inicio sobre la base de la experiencia que han tenido otros países, pues “esta es una tecnología costosa”.
Al respecto Pilar Garrido aclaró que invertir en estas tecnologías significa insertarse en en la “medicina que vamos a hacer en los próximos años para la inmensa mayoría de los pacientes. Por tanto, una vez puesta en marcha cualquier biomarcador o nueva indicación ya contaría con un sistema montado capaz de asegurar la accesibilidad de todos los pacientes, así como el ahorro de nuevos costos.
“Cuando hablamos del progresivo incremento de los pacientes con cáncer, a partir del envejecimiento poblacional y otros factores, se es realista al invertir nuevos recursos en terapéuticas más precisas contra la enfermedad, porque cuando el paciente no recibe el mejor tratamiento puede sufrir complicaciones e ingresos hospitalarios que causan gastos, además de impactar negativamente sobre su calidad de vida”.
La denominada plataforma de biomarcadores constituye la base necesaria para la realización de los diagnósticos moleculares, lo que después redunda en un tratamiento específico. Su aplicación significa una reconceptualización total de la oncología sin que queden atrás los fármacos convencionales aplicados hasta ahora, pues estos van a seguir teniendo un espacio en los tratamientos médicos. Ahora —explicó Soriano— hay que ver cómo van a combinarse los fármacos nuevos y los viejos. “Todavía hay mucha investigación por realizar para saber cuál es el papel de cada uno de ellos en la oncología moderna”.
En cuanto a la prevención del cáncer, considerada por ambos especialistas como la mejor medicina de precisión que existe, están los llamados hábitos de vida saludable y en todo caso, el diagnóstico precoz. Sin embargo, refiere el doctor Soriano, la mayor parte de los tumores de pulmón se diagnostican en etapas avanzadas, cuando es poco probable que pueda obtenerse algún control de la enfermedad”.
Como causa fundamental de este tipo de tumor en Cuba se halla el hábito de fumar que también afecta a los fumadores pasivos. En la Isla esta es la primera causa de incidencia y mortalidad por cáncer; para el hombre en ambos parámetros y para la mujer en cuanto a mortalidad.